Pérdidas auditivas, detección y tratamiento

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 


Comenzaré por dar la definición de pérdida auditiva aceptada por la Confederación de directores de escuelas norteamericanas para sordos.

Trastorno auditivos.- Es el término genérico indicador de una incapacitación del oído para percibir un sonido, ya sea leve hasta profundo.

Estos se dividen en dos grupos:

  • Sordos.- Presenta la existencia de un trastorno auditivo importante, que no permite procesar la información del lenguaje.
  • Hipoacúsicos.- Se refiere a la audición residual  que permite un procesamiento aceptable de la información lingüística, por medio del uso de un auxiliar auditivo.

La Clasificación de las  hipoacusias es :

  • Hipoacusia Leve: de 20 a 50  Db (decibeles) de pérdida
  • Hipoacusia Moderada: 50 a 70 Db (decibeles)
  • Hipoacusia Severa: 70 a 90  Db (decibeles)
  • Hipoacusia Profunda: más de 91 Db

El deficit auditivo o pérdida  dependerá de tres factores importantes para que se desarrolle el lenguaje:

  • Si existe alguna otra alteración asociada a la sordera ( como: deficiencia mental, parálisis cerebral ceguera, etc.)
  • El tipo de pérdida
  • El momento de aparición de la misma

Es importante saber que el tipo de pérdida se refiere  al lugar donde se produce la lesión en el oído.

Evaluaciones  de la audición

Existen pruebas como:

  • Potenciales Evocados de la vía auditiva.- está prueba se realiza a bebés o niños con otras dificultades.
  • Audiometría por juego:- con niños más grandes, condicionan al pequeño a que levante la mano ( o juguete ) al escuchar un sonido.
  • Audiometría Tonal .- se puede utilizar con niños mayores a los 6 años. En esta se les colocan unos audífonos , donde se producen diversos tonos, los cuales el niño tendrá que percibir y marcar.
  • Logoaudiometría.- en esta el paciente será capaz de comprender y captar el lenguaje.
  • Impedanciometría .- es la única prueba objetiva, donde se  evalúa el estado del oído medio y reflejos acústicos. Ubica perfectamente la lesión que se tiene.

Tratamiento o Rehabilitación lingüística
Es importante mencionar que para comenzar con el habla del niño, se debe esperar a que el pequeño se habitúe a sus auxiliares auditivos ( curveta, caja o implante coclear). Su comunicación verbal tardará un tiempo puede  ser de seis a ocho meses, debido a que comenzará  a comprender el mensaje que le llega al oído para almacenarlo en su cerebro. Por esto se sugiere que se comience lo antes posible con la estimulación de su lenguaje.

El terapeuta se encargará de apoyar a los padres sobre el manejo: Es muy importante tratar de manejar la ausencia y presencia del sonido, pues ahora cualquier sonido por pequeño que sea puede alterar al niño.

Al igual que lo anterior  la comprensión del lenguaje  es necesaria para el desarrollo de la expresión. El niño antes que hablar deberá comprender y saber lo que dice. Un niño sordo comienza a relacionar diversas cosas, situaciones y personas con el apoyo de los labios ( lectura labiofacial ) debemos apoyarnos mucho en que el pequeño  vea  las palabras en nuestros labios,. Si a esto que él ve le agregamos el sonido, lo estaremos enriqueciendo de información, la cual será un gran complemento para su comprensión. Hay que realizar un plan de tratamiento específico para cada niño de acuerdo a como logre la imitación y expresión del lenguaje

Cuando las personas están logrando comenzar a hablar y a comunicarse debemos tratar de integrarlos a la escuela, sociedad y vida familiar. De esta forma no será el centro de atención de los demás y logrará desarrollarse de forma independiente.

La terapia del lenguaje es larga, pero los logros son excelentes y si es llevado de manera integral con la escuela, y familia. Estas personas logran desarrollar su lenguaje casi perfecto, depende de nuestro apoyo y la disposición de ellos.

Bibliografía:
Bautista Rafael, “Necesidades Educativas Especiales”, Flores Lilián ,Berruecos V Pedro, “ El niño sordo en edad Preescolar”, Nieto H. Margarita, “ Anomalias del lenguaje y su corrección”, Peñafiel, Fernández Juan de Dios, “ Cómo intervenir en Logopedia Escolar.”

Sitio Administrado y Desarrollado por Universo Médico --- Todos los Derechos Reservados 2001-2015
Contacto oficinas en México